El post más visto del año…

Ideas Que Hacen Eco En Mis Manos

Eres como mi kriptonita, cuando me acerco a ti pierdo fuerza, me debilito y termino a tus rodillas, pero tengo esa sensacion de que necesito estar cerca, que necesito verte para poderme perder y tener esa sensacion de que pierdo el control y mi voluntad se va de las manos. Se que no es sano pero me gusta, no se si es esa adiccion que siempre eh tenido a las cosas, o esa facilidad que tengo para perderme en algo, o probablemente eres como mi heroina, tengo tanto miedo a probarte y que me vuelva adicto a ti que prefiero mantener mi distancia y esta vez ir con mas cuidado con el corazon.

Me pirdo en tu mirada, en el brillo de tu piel y la forma que sonries, me confunden tus manos cuando hablas y tu cabello cuando lo mueve el viento, me confundo tu corazon y el rumbo…

Ver la entrada original 99 palabras más

Algo no esta bien aquí…

Las noches de diciembre son más frías, son más largas y son difíciles de olvidar, la mayoría están llenas de fiesta , mucha gente bien vestida, buen vino, y por lo general muy buen ambiente. Música, cantos, gritos y probablemente alguna relación ocasional, así es diciembre siempre.

Prendido a una botella vacía que no me deja más que el suspiro del último trago de jager, que me huele a una noche más de juventud podrida! De esas noches que son para marcartelas en la piel, ahora entiendo la gente que se tatúa en una peda.

Hoy me dijeron mis verdades dos personas completamente opuestas pero perfectamente acertadas, una me dijo algo así como nunca me enamoraría de alguien como tu, otra me dijo que tenía muchos defectos y que no le quedaba claro porque pero aún así me quería, llego un punto donde no supe como sentir. No era algo nuevo, ni algo que no esperara escuchar, pero fue el momento lo que me hizo dudar y se quedo en mi mente un “que chingados haces aquí”. Ninguna de las dos fue con afán de ofender, pero las dos tenían una idea bastante clara y era un hay algo que no estas haciendo bien….

Definitivamente hay algo que esta mal en mi, o de menos eso me hicieron creer.

Algo diferente…

El agua cae sobre mi nuca y cae por mis hombros hasta llegar a mis pies, esta hirviendo pero me gusta así de caliente porque siento que me da esa sensación de relajarme, es como si me hiciera un masaje en el cuello y me ayuda a despertar más tranquilo. Con 3 horas de sueño y un desgaste emocional épico me intento reponer para ir a trabajar.

Tengo la sensación en los dedos de adrenalina, debe ser una memoria que de quedo de tu piel y de tus manos en mi. Aún traigo la garganta irritada y la voz ronca de tanto cantar, tengo flashbacks de los dos cantando frente a frente mirándonos a los ojos y son dejar de bailar. Creo que no había bailado tanto en todo el año como en este mes.

La incógnita sigue en mi mente todo el tiempo, no se sí es algo diferente, ya no se como debo reaccionar ni estoy seguro de que esperar, tengo miedo de decir que si quiero y voy, y que sea todo lo contrario y me haga una idea equivocada de lo que esta pasando aquí.

Cierro las llaves y agarro la toalla, es hora de ir a trabajar y dejar de pensar cosas que no son seguras que puedan pasar, debería ser diferente, debería comportarme como cualquiera y no hacer notar como se siente.

Me veo en el espejo por última vez antes de salir y me pregunto que estoy haciendo mal.

Ojos negros…

Me miras con la cara inclinada, levantas una ceja y tus labios me dicen ven, luces increíble (como siempre) con un vestido negro con escote en la espalda e increíblemente hecho a tu medida, pareciera que lo hicieron sobre tu cuerpo, y que todos al rededor ven exactamente lo mismo que yo.

Tus ojos negros dicen algo de esa noche, hay algo en tu mirada que me obliga a querer acercarme despacio a ti, te tomo del brazo y te digo vámonos de aquí, este lugar no es para nosotros, o no este momento.

Caminamos al callejón donde estaba estacionado mi coche y como si estuviera arreglado el escenario se funde el único foco que iluminaba el callejón. Te di la vuelta y te dije “lo siento ya no aguanto más” y te bese con fuerza mientras te tomaba con los brazos de la cintura, justo ahí pasaba por mi mente una cosa, si me sigue el beso pensé, es que no fue cosa de una noche, pero si me quita y se enoja probablemente no vuelva a salir conmigo.

Por supuesto me seguiste el beso y me besaste más, giramos del carro contra la pared y pegamos nuestros cuerpos como si nunca los fuéramos a separar. Tu mano en mi espalda y la mía bajando de la cintura a tu cadera, era una clara señal que el callejón nos quedaría chico y tendríamos que cambiar de locación.

Ma falto tanto!…

Quiero ser eso que te cobija cuando quieres dormir, me muero por ser lo que piensas cuando te hablan de amor, quiero ser lo que presumes cuando hablan del amor predilecto.

Me gustaría alimentar tus deseos y llenar tus anhelos de sueños completos, tus glorias de nombres y apellidos, tus ilusiones en momentos y recuerdos.

Me falta tanto para ser lo que quieres y demostrar que la pasión y el amor van de la mano por un fin común.

Me falta tanto y fue un placer conocerte de la manera que te mostraste sólo para mi.

Mar de luces…

Todavía siento tu cabello rozándome la cara mientras bailábamos, todavía me provoca esa sonrisa chueca recordar tu cuerpo mientras te dabas vuelta y ver tu silueta y tus curvas perfectas. Tus ojos negros clavados en los míos y nuestros dedos entrelazados que no dejaban que soltáramos nuestras manos, y la larga noche que nos acompañó donde no paramos de bailar y cantar a todo pulmón sin importar quien nos pudiera escuchar.

Es de noche y no puedo dormir, prendo otro cigarro de mi cajetilla, recargo la botella de tequila en el barandal y otra vez en algún lugar de la ciudad en el punto más alto ahora al sur de esta bella perla tapatia, desde aquí puedo ver un mar de luces, una ciudad tranquila que hace su último esfuerzo por no parar, un edificio que cambiado color, algo que le falta últimamente a mi vida.

Todavía me muerdo el labio inferior de recordar lo que acaba de pasar, sigo viendo en mi mente como parecía que las luces del bar te iluminaban de arriba a abajo y el oxígeno movía tu cabello y deja ver esa sonrisa coqueta que tienes, todavía recuerdo el sabor de tu cuello y ese beso que me dejo el sabor de tus labios. Todavía recuerdo verte bajar la mirada de no saber que hacer y sólo acercarte a mi pecho y abrazarme.

Sigue siendo un reto pensar en ti, saber si fue un día casual e irrepetible o si es algo rutinario que nos volverá a pasar…

Guerra perdida…

No hay más cielo que mirar, no hay pájaros que canten y no hay árboles con hojas, el frío ah matado a casi todos por aquí, el cielo tiene un tono guinda y no se ve más el sol, o la luna o las estrellas.

Caminamos en busca de más sobrevivientes, me acompañan 2 guerreros que en su camino perdieron todo igual que yo. Camino con los hombros caídos con una mala postura y con mirada perdida, hemos vuelto a fracasar les dije con la voz entrecortada , otra vez no pudimos llegar, y esta vez nos quedamos mucho antes, esta vez no siquiera nos dejaron pelear. No se sí este siendo un mal líder, no se si imprima demasiada intensidad en los anhelos, o si simplemente lo que anhelo es algo que no puedo alcanzar.

Mi abuela me enseño a soñar, me dejo claro que nadie debía decirme cuando parar, que mis sueños eran realidades lejanas que yo mismo me debía de acercar, me hizo aceptarme como soy y llegar exactamente a donde quiera sin titubear. Así que estoy seguro que no es que crea que merezco menos de lo que estoy luchando, puedo obtener todo lo que yo quiera y no me voy a conformar con ser sirviente de otro amo, y menos voy a dejar que todo lo que hago con el corazón se quede en la espada de otros cobardes que no saben ni lo que están arriesgando.

Las batallas se ganan peleandolas, no esperando en las trincheras que es lo que pueda pasar. Tienes que estar ahí para demostrar que es lo que representas, no puedes pelear contra un enemigo invisible y menos puedes hacer algo si la causa de esa pelea esta perdida y te abandona.

Guerra perdida, no es más que una sucia batalla en la que no pude hacer nada, recojo mis armas y agarro mis banderas, me quito el casco y enfundo mi espada, levanto la mirada hacia la torre de aquel castillo en primavera y le susurró al viento para que lo lleve hasta tu ventana: eh perdido por ti, dejo de luchar por tu decisión, y me marcho a conquistar nuevos castillos. El viento sabrá entregar mi mensaje y espero que se te enchine la piel cuando lo escuches por que no habrá quien te haga sentir así.

Camino de regreso a casa si triunfos y con heridas, es hora de la sanción y de salir de nuevo a buscar por quien luchar.

Volveré a empezar…

Saliendo de casa después del fin del mundo, después de ver todo destruirse, después de ver todos los lugares que conocí arder hasta el suelo, después de que la tierra se abriera y tragara todo lo que había sembrado, después de construir mis ilusiones y hoy verlas derrumbadas, me atreví a salir.

Algunos lugares todavía están en llamas, algunos lugares ya ni siquiera existen, parece que sobreviví al Apocalipsis y parece que sólo me paso a mi, en el cielo se ve un sol que ilumina pero no es el mismo, las nubes escondidas en los límites de la ciudad, y en cielo de un azul extraño que me hace sospechar.

Busco más sobrevivientes como yo, busco a alguien que también haya salido a la calle y quiera volver a empezar, creer que todo puede construirse otra vez, que no se canse de luchar y que quiera colorear de nuevo este mundo gris que ahora no queremos ni recordar.

Tengo la cabeza llena de buenas intenciones y el corazón desinfectado para no traer nada del viejo mundo, sólo traigo un libro conmigo que relata más mejores historias y buenas enseñanzas, no todo fueron victorias pero seguramente todo fue un aprendizaje, camino despacio o no pierdo detalle, camino firme y sigo adelante. Quiero comenzar sin prejuicios, sin dudas y sin miedos.

Y en mi cabeza suena: “poquito a poco yo aprendo, que no vale la pena andar por andar, que es mejor caminar que ir corriendo”.

Comienzo otra vez paso a paso lo que venga en este día a día.

Estrella fugaz

Siento un hueco enorme en el pecho, siento como si hubiera un hoyo negro donde iba mi corazón, siento que me succiona el alma y me causa una angustia que se siente como si me fuera cayendo de un edificio todo en tiempo.

Creo que finalmente siempre eh sido adicto a la adrenalina y a la depresión, no encuentro una mejor justificación para estar en donde estoy. Me dueles pero me dueles más cuando te vas, me duele cuando regresas y vuelve a pasar, me duele cuando me evitas y cuando la vida nos tiene que separar.

Hoy la luna tiene menos luz, las cosas son una pálida versión de lo que fueron ayer y la tierra se abre por donde paso para devorar todo lo que dejo atrás. Los recuerdos en mi cabeza son quemados en un incendio que pareciera un tornado de fuego.

Tengo los ojos rojo de estar quemando todos mis recuerdos, las manos temblorosas (como siempre) de impotencia y desesperación, no es algo nuevo para mi, pero es un sentimiento diferente, eh luchado tantas batallas, eh bajado al infierno por una alma, y me eh desterrado de sus reinos por su propio bien, y siempre eh tenido como luchar, de que aferrarme o por quien pelear, pero esta vez estoy solo parado viendo como destrozan todo a mi alrededor y solo puedo llorar por los que se van.

Todas esas cosas en mi cabeza son castillos que se destruyen a piedras y son sueños de vida que se van como estrella fugaz.

El último suspiro

En estos tiempos de caballeros y princesas las cosas se hacen de una manera diferente, las batallas se pierden por amor y las hazañas se logran por caprichos.

Ahí estaba yo, subiendo al estrado donde seria mi actuación final, con las manos amarradas y la boca tapada, solo esperando ser degollado. Fue un largo camino para llegar aquí, fue una situación resultado de muchos momentos y de muchas circunstancias, digamos que fue un camino que valio la pena.

No fue fácil escuchar mi sentencia sin poder apelar nada, no fue fácil sentir un marro golpear mi corazón y no poder liberar ni un poco de aire, ni un pujido, y todavía fue aun mas difícil aguantar esa lagrima que buscaba desesperadamente por donde salir, el destierro fue mi destino anunciado y por no hacer caso ahora la guillotina era mi castigo, pero ¿que mas podía perder?

Nunca fue un camino seguro, nunca fui un destacado Lord en tu imperio, creo que yo siempre me autodenomine el lugar que tuve, sabia que este crimen no era algo bueno o en otras palabras sabia que podría ser un gran error y terminaría con este gran dolor, aunque muy en el fondo creo que siempre tuve la esperanza de que todo fuera diferente, creo que me aferre mas en aquella obra donde la frase que mas se nos grabo “Cada quien tiene el amor que cree merecer” nos llevaría a otros caminos, probablemente un camino largo y difícil pero finalmente un camino donde reinaríamos juntos, pero no me arrepiento y hoy creo que lo hubiera hecho igual si tuviera otra oportunidad, probablemente con más malicia y buscando siempre como sacar ventaja para que te fijarás en mi, compitiendo y demostrando y no solo siendo lindo y esperando.

Debo decir que fue un camino agradable, debo agradecer los grandes momentos, las batallas, las reuniones, los festejos y los abrazos, y todas esas cosas que un mortal como yo se siente honrado por compartir a tu lado.

Este es el último suspiro con el que pienso en ti, siento el filo de la espada en mi nuca y no me queda más que voltear a verte y sonreír, a ti y al público que hoy asistió a mi ejecución, a ti y ese sentimiento que provocaste en mi corazón.

Creo que al final me quede esperando que detuvieras esta ejecución.