De los desertores y sus batallas

El cielo se volvió naranja, naranja como cuando el fuego esta devorando algo entre sus flamas. Las nubes de hicieron negras y grietas con escombros ardiendo se están empezando a formar a través de todo el cielo, pedazos incandescentes de lo que una vez fueron la vista más hermosa comienzan a caer sin sentido sobre todo lo que hay aquí abajo, las flores y los árboles que una vez abrieron sus hojas para recibir luz, ahora están recibiendo fuego y piedras.

Es como su un meteorito hubiera chocado contra la tierra, como si alguien le hubiera prendido fuego a ese hermoso cielo de algodón. Y todo comienza de nuevo a caer, y esta vez no hay refugio, salí tan seguro de que no regresaría que no me preocupe por donde me escondería cuando todo se fuera al inferno otra vez.

Todo comenzó muy diferente esta vez, salimos como un ejército, éramos fuertes y valientes, nuestras armaduras de oro brillaban como recién hechas, nuestras espadas afiladas y nuestras corazones listos para luchar contra lo que fuera con tal de defender aquello que más queríamos.

Luchamos juntos batallas hombro a hombro, peleamos contra demonios y contra aquello que parecía tan cercano al amor que casi quedo en el intento, hicimos lo que quisimos y nos vitoreábamos con singular alegría, rememorábamos que tan fuertes seríamos y que nada nos detendría, hasta que el camino se comenzó a hacer espeso, hasta que el cielo comenzó a arder y poco a poco fuimos perdiendo peso.

Primero las armaduras, después las botas y terminamos quedando sin espadas. Cada vez el camino se separaba más y se veía que llevaba a distintos caminos. Cada vez el cielo comenzaba a verse como si se estuviera quemando, caía ceniza por toda la ciudad, ceniza que parecían alas de ángel quemadas, y el camino se hacía más difícil, los enemigos se defendían cada vez mejor, y es que llego un punto en donde era difícil hasta respirar con tal se seguir de frente, pero estaba seguro que lo lograríamos.

Los soldados que nos acompañaban fueron cayendo uno a uno, las falsas uniones y los pactos que eran un engaño se rompiendo en el camino, las viejas historias cada vez sonaban más difíciles de creer y nuestros caminos se empezaron a separar.

El último de mis soldados que seguía atrás de mi pudo ver como uno de mis mejores aliados cambiaba el rumbo, se alejaba del camino y me dejaba solo para intentar detener este fuego que consumía todo, logro ver como al final una causa de todos término siendo lucha de uno. Y es que estábamos a unos pasos de llegar, a unas millas de encontrar la causa del infierno que cruzaba por los cielos, y justo antes de comenzar la batalla final y antes de que se perdiera de vista, mi mozo gritó:

“Larga vida al traidor y que viva lo suficiente para darse cuenta que tan equivocado estaba y viva con pena la que no supo cuidar con valentía y orgullo.”

Así término siendo devorado por un pedazo gigante de cielo que caía ardiendo y desapareciendo todo a sus pies. Y así fue como termine sólo defendiendo esta causa, luchando con lo último que me queda por terminar con este infierno, pero a mi nadie me detiene.

Probablemente no sean las mejores condiciones, probablemente perdí a muchos cobardes en el camino y seguramente no es la primera vez que soy traicionado, pero estoy seguro que por la gente que lucho y a quienes procuro en mi corazón para que me den fuerza y pueda seguir a delante lo valen, estoy conforme con quien me ha fallado y aún con los puños quemados y con medio cielo cayendo en mi puedo derrotar cualquier fuerza destructiva que quiera cambiar mi mindo y eso si, podré perder la mitad del mundo, y me podrán dar la espalda, pero nunca perderé a la gente que vale la pena.

Pero camino…

Caminando por un desierto que no iluminan ni las estrellas, tropezando entre dunas y empuñando la arena, caigo y me vuelvo a levantar, camino sin un norte, no se ve el cielo, ni la luz de la luna ni las estrellas, ni siquiera se bien donde es el horizonte, solo se que no debo dejar de caminar. Me atrevo a decir que podria estar dando vueltas pero siento como subo y bajo y como camino sin volver a pisar una sola huella que haya dejado, solo quiero encontrar el camino que me lleve a un destino mas seguro, a una casa o algun lugar donde pueda descansar y dejar de buscar a mi alrededor sin ver nada.

No recuerdo cuando fue la ultima vez que vi la luna, ni mucho menos un amancer, es como si estuviera encerrado en un cuarto grande sin luz, solo con aire. Tampoco se como empece aqui, ni que me trajo a este destino, no deje rastro de mi ultimo camino y es que dejar pistas solo ayuda a que puedas ser seguido.

Me acompaña esa musica en mi mente que me da tranquilidad, esa musica que siempre me transporto a mi dimension feliz, ese mundo paralelo en el que nadie existe, ese espacio en el que ni yo me veo, que no hay ningun ruido solo mi respiracion y el aire acariciando mi cara mientras se queda atras, mientras que con los ojos cerrados solo pienso en escuchar y cubro esa cuota de descansar que la gente normal conoce como dormir, solo espero que al abrir los ojos esta vez si haya luz y se vayan las sombras.

 

Me pierdo en tus ojos

Eres como mi kriptonita, cuando me acerco a ti pierdo fuerza, me debilito y termino a tus rodillas, pero tengo esa sensacion de que necesito estar cerca, que necesito verte para poderme perder y tener esa sensacion de que pierdo el control y mi voluntad se va de las manos. Se que no es sano pero me gusta, no se si es esa adiccion que siempre eh tenido a las cosas, o esa facilidad que tengo para perderme en algo, o probablemente eres como mi heroina, tengo tanto miedo a probarte y que me vuelva adicto a ti que prefiero mantener mi distancia y esta vez ir con mas cuidado con el corazon.

Me pirdo en tu mirada, en el brillo de tu piel y la forma que sonries, me confunden tus manos cuando hablas y tu cabello cuando lo mueve el viento, me confundo tu corazon y el rumbo que lleva, me pierdo en las palabras y no encuentro los hechos, me siento como si fuera mucho mas pesado que antes y mi caminar es mucho mas lento. Mi corazon se acelera y late cada vez mas al ritmo de tus palabras, mis oidos se bloquean y solo veo tu boca mientras tus labios se abren y se cierran y tu lengua se mueve despacio entre tus dientes, no se que dices, y la verdad no importa, todo es lo que eres exactamente para mi, quedate asi un segundo mas y no demuestres tu prisa por marcharte.

 

Regreso a casa…

Despues de una larga batalla, de triunfos y derrotas regreso despues de tanto regocijo y dias de fiesta, retomo el camino por el que vine por que fui dejando cargas durante todo mi caminar, tengo un reino que gobernar el cual deje sin avisar, me corresponde llevar un par de malas noticias a tierras olvidadas donde alguna vez fui bienvenido, tengo qeu subirme a mi caballo negro y con la mirada baja mostrar mis respetos a tanta gente que al unirse a mi, o al pelear por mi causa a caido en las manos de la villana vida en que nos tocó vivir.

debo empezar un camino libre de hechizos, debo mostrarme al mundo sin mascaras ni atuendos de guerra, debo dejar mi armadura y mis armas, tengo que provocar confianza para tener mas aliados y siempre tener una luz prendida al final de cualquier campaña, y no volver a quedare a oscuras sin un alma que me guie de nuevo a la luz.