Una llamada a media noche

Todo comenzó con un mensaje al celular, ninguno de los dos sobrios y ambos con ganas de cambiar de lugar, mensajes acuerdos, sonrisas iy besos, nos vemos a las tres.

Esto es algo que nos debíamos desde aquel diciembre, esta noche era la continuación de la noche que esperaba después de probar tu boca y acariciar tu cintura.

Te tengo de frente casi desnuda y sonriente, un poco borrachos los dos y con esa sonrisilla de podría pasar cualquier cosa en este momento, ni tu ni yo creo que nos vayamos a detener.

Entre la música del camino, la charla y las ganas que parece nunca nos faltarán la noche está cada vez más increíble, te veo, te beso y se acelera cada vez mas mi corazón, te toco y te siento y respiras en mi oído y de verdad nada podría ser mejor.

Con un suspiro fuerte y las manos en la cabecera, el corazón a punto de salir corriendo de mi cuerpo o explotar no sé, tu mano agarrada a la mía y tu cabello negro regado por toda la almohada y yo mirando el techo solo pude decir wow!

No puedo sacar de mi mente mis manos acariciando tus piernas, tu cara y tu cuerpo y todas esas cosas que me hiciste sentir, es definitivamente algo que quería que pasara desde hace mucho tiempo, es algo que deberíamos repetir, y ahora viene la mejor parte, abrazarte y dormir contigo.

Relaciones fugaces y la vida de soltero…

Hay cosas cambiantes en la vida, situaciones que van y vienen y vueltas en las que nos hacen ver las cosas del otro lado, y momentos que dejan huella pero siguen siendo sólo momentos.

Momentos que se presentan como oportunidades en las que la adrenalina te obliga a tomar y aprovechar por completo. Es ahí donde las relaciones fugaces aparecen, donde encuentras un pareja increíble y una persona divertida que vale la pena tener y cuidar y enamorar por el tiempo breve que ella decida. Y digo fugaces y lo menciono breve por que a veces la otra persona no busca algo estable ni quiere algo serio, o en otras ocasiones no puede algo serio por que ya lo tiene y tu eres ese alguien más que de repente apareció a darle un extra a su vida.

No se qué tan claro sea esto, a lo que voy es que la soltería es una de esas cosas en las que nadie es de nadie u todos pueden con todos pero al final te sigues quedando sólo, es una etapa completamente divertida y llena de experiencias y gente nueva, gente bonita y otra que probablemente que ni vayas a recordar, pero al final vivencias que te marcan y te enseñan a ser cada vez alguien mejor.

Las relaciones fugaces son como debería ser una relación estable todo el tiempo, sin miedo, sin límites, sin preguntas. Las relaciones fugaces y la vida de soltero es eso que debes aprender bien antes de empezar algo que quieras valorar en serio.

La aceptación y el cariño

Les ha pasado que repentinamente en un grupo de amigos se sienten más cuando están dentro de el que fuera? Que llega y saludas y se abrazan y se besan y sientes esa emoción en el pecho de estar con ellos otra vez? Pues así estoy hoy.

Tengo sino al mejor grupo, a uno de los más divertidos que he conocido, somos locos, atrevidos, espontáneos y sobre todo directos, esos pequeños detalles que hacen a un amigo ser el mejor amigo.

Sin miedo a errar me siento identificado, pleno y sobre todo querido con la gente que me rodeo, sin pena ni vergüenza puedo decir que tengo un grupo de hermanos nutridos en aventuras y batallas que siempre vamos a disfrutar. Tengo eso que todos quisieran tener de un amigo cuando se trata de ser sincero, y tengo lo que me falta cuando necesito a alguien que me haga no perder altura.

De verdad es un honor creer y esperar que todavía existe gente así, y cuando la conoces y cuando de verdad convives en el día a día, te das cuenta que valió la pena que siempre fueras tu, esperando que llegarán otros iguales y formarán una amistad.

Hoy dedico mis letras a todos esos amigos que siempre se saben comportar, a los que te sacande quicio y que te hacen explotar, a los que siempre son directos y no dudan en mostrar su afecto, y a los que lejos de ayudar a dañar, te piden construir para siempre sumar.

Un verdadero amigo te sabe cuidar, a ti a tus intereses y a tu forma de se para que por ninguna circunstancia te vayas a rebajar.

Los quiero amigos, y hoy le aplaudo a mi S.A.

Entre cambiar y adaptarse…

No debes cambiar quien eres por quien amas? Ese típico que te quieran por quien eres, y que el verdadero amor te debe aceptar tal cual, me ponen mucho a dudar.

¿Por qué no adaptarnos a lo que los dos pueden ser, por que no cambiar esas formas radicales que probablemente ni son tan importantes para ti y son un gran paso para la otra parte de la pareja?

Yo creo que lo esencia de una persona (que es lo mas importante) siempre es la misma, siempre y cuando tus cambios hayan sido perfectamente pensados y con un propósito claro.

La gente que nunca cambia por nadie es la que no aprendió nada de sus errores o de lo vivido.

Cuando las estrellas dejan de brillar…

Las estrellas dejan de brillar poco a poco conforme sale el sol, la temperatura baja rápidamente y se comienza a ver lo azul del cielo, mi cuerpo agotado sobre una banca y mis manos llenas de sentimientos que alimentan mi cerebro y me ponen a soñar.

Acostado viendo las últimas estrellas entre dos árboles gigantes que nacen a mis pies comienzo a pensar que es otra de esa noches que valen la pena sentir en los huesos, disfrutar y fumarse hasta el último cigarro mientras pienso en ti.

No quiero dormir por que se que las ideas se me van a esfumar, no quiero cerrar los ojos por que tengo miedo de perderte de vista y no saber donde estas, sólo puedo pensar en ti.

Tengo un sentimiento increíble con estar en este lugar, me tranquiliza, me da uno de esos momentos en los que puedes detener todo lo que esta pasando en tu vida y pensar, son esos momentos en los que puedes escucharte, son de esos ratos en los que puedes hablar contigo.

Es difícil no pensar en ti, y la verdad lo disfruto tanto que no hago ni un esfuerzo por no tenerte presente, hoy es uno de esos momentos en el que te huelo cada que suspiro y te veo con los ojos abiertos, y aunque no estés a mi lado agarrandome la mano se que algún día lo estarás.

Que noche!…

Desde el punto más alto del pueblo se ven las estrellas como si fueran focos, se ven cientos de estrellas formando instalaciones y una luna que se esconde detrás de la catedral.

No puedo perderme esta increíble vista desde el balcón, con la botella de tequila a la mitad en una mano y mi temblorosa mano con medio cigarro de ceniza es inevitable pensar en la cara de ángel que acabo de conocer.

Con los ojos verdes ( para variar ) el cabello castaño y una mirada inocente que hace parecer que todo esta bien, y que el mundo si puede ser cada vez mejor. Un vestido increíble y una de esas sonrisas que te invitan a bailar fueron suficiente para que una noche especial se volviera algo espectacular.

Esta vez me quede con la tentación de llegar a algo más, de saber más de su vida o de como es que me veía. Esta vez el misterio y el silencio hicieron que su encuentro fuera más especial.

Con su nombre la recuerdo y mientras veo las montañas proteger este pueblo, busco una estrella fugaz que me conceda el deseo de volverte a invitar a bailar en algún lugar.

Un último trago y a dormir, que son otras de esas noches por las cuales vale la pena vivir con la esperanza de que siempre vendrá algo mejor…

De esas noches…

Es uno de esos días que te despiertas y antes de abrir los ojos revives uno de los mejores momentos de ayer.

Estaba lloviendo y tu y yo abajo de un foco parados en la banqueta solo nos mirábamos a los ojos, agarrando tu cara con mis manos y viendo como caían las gotas sobre nosotros, parecía que nada nos podría parar.

Nos besamos bajo la lluvia, como la escena romántica que siempre tienes en mente, como eso que debes hace antes de hacerte viejo y aburrido, como si estuviéramos haciendo una historia de amor.

Caminamos por el camellón hacia ningún rumbo como si no quisiéramos llegar, te abrace de la cintura con mi mano derecha para acercarte a mi cuerpo y sintieras menos frío.

-Es casi de día. Dijiste con una gota de lluvia en los labios, -Ya me tengo que ir, no te doy mi número por que no se sí quiera que me llames, pero voy a olvidarme que te lo di, tu gánate mi atención.”

Y mi mente sin sentido la acompaño a su coche y tomamos dos rumbos distintos, “solo por esta noche” me lo repetí en la mente, es la última noche que no te vas conmigo…

Las cosas como son…

Cuando ves a futuro y te imaginas a cierta edad piensas en muchas cosas que esperas haber hecho o tener y pasos que seguro diste de los cuales en eso momento estarás orgulloso, y lo que sigue es que seguro te imaginas con una pareja estable o casado o incluso con familia dependiendo que tan a futuro te veas.

Es ahí donde me pongo a pensar que ese momento lo damos por hecho, decir debo trabajar para llegar a esto y me tengo que esforzar en esto para tener aquello, pero nunca pensamos que tan complicado puede ser tener a alguien con quien veas futuro.

Las personas por excelencia somos diferentes, las cabezas universos paralelos que ven una misma realidad de mil maneras distintas. Es aquí donde me pierdo, es aquí donde veo que muchas veces más que aceptación la gente busca un prototipo específico, una especie de pareja que haya sido concebida especialmente para ellos, es aquí donde veo que fracasamos.

Lo difícil de esto o la parte no tan divertida es que no en cada cabeza encontramos aceptación, no todos somos tolerantes en el mismo rubro. Ni todos buscamos las mismas cosas, pero porque no esperarnos a ver bien como es la otra persona y conocerle a detalle antes de descartarla.

Cuantos no hemos dejado un intento de relación a la primera cosa que nos causa ruido o nos hace ver algo diferente a lo que esperábamos, no me refiero a que cambiemos nuestra forma natural de ser, me refiero a buscar como adaptarnos a eso que tanto nos gusta o de entrada nos llamo la atención.

Que difícil es encontrar a alguien que vea más allá de lo que tiene en mente.

Tu sombra

A veces creo que te veo caminando detrás de mi, siento que me sigues y me acompañas a cada paso que doy, creo que me abrazas en mis triunfos y me consuelas en mis derrotas.

Estoy seguro que en mis sueños estas ahí reprogramandome en el día a día y que hablamos horas mientras estoy inconsciente. Te fuiste de una manera inesperada y aunque fue muy rápido todo, creo que finalmente era tu momento en mi vida para quedar tatuada en mi corazón.

A veces creo que te escucho y me dan ganas de hablarte, a veces recuerdo la última vez que te vi y me rompe el alma saber que hoy no estas aquí.

Se que te sigo teniendo aunque no estés conmigo, se que me inspiras y me apoyas aún cuando no estoy pensando la falta que me haces.

Eres ese ángel que desde hace muchos años me acompaña, eres quien hace más fácil mi camino y en quien pienso cuando todo esta sin un norte que seguir.

De verdad creo que nunca te fuiste sino que te transformaste en esa luz que me hacia falta en mi vida. Te abrazo y te beso en el aire y digo tu nombre antes de dormir porque me gusta escuchar como te llamaba antes de partir y mantener viva esa energía que sigo sintiendo de ti.

Tiempo exacto

Creo que no existe una forma de medir el tiempo cuando estoy pensando en ti, son las 12:40 de la madrugada, sentado en el techo de la casa viendo las nubes y una luna tímida mientras siento esa áspera textura de las tejas y me fumo un cigarro, solo puedo pensar en que quiero de ti.

No me importa de dónde vengas, no quien hizo que esa sonrisa coqueta en tu cara se marcara tan perfecta. Sólo estoy esperando que un día mires a tu derecha y veas que estoy aquí solo admirandote y pensando en ti incluso de manera involuntaria.

Ese aire de media noche que acompaña tu perfume y mis manos agarrándote de la cintura mientras te admiro bailar y ver como tus ojos bailan con los míos, y tu boca se fuma mi cigarro.

Sólo se que el tiempo exacto en el momento más oportuno me puso aquí, y que estoy en la parte más alta de mi casa viendo la luna para ver si te reflejas ahí, sueño que me ves y me dices ven… Sólo sigo esperando que la misma luna se asomé por tu ventana.